Círculo Espiritual

This post is also available in: Inglés

prayer-group

Siempre me ha dado mucha curiosidad el grupo de oración de Isabel, son seis mujeres que se hacen llamar las Hermanas del Perpetuo Desorden y se llevan juntando cada dos semanas por casi treinta años.

Les pregunté qué significa de su amistad para cada una de ellas y sus respuestas fueron tan conmovedoras que casi tuve que acostarme en el piso de tanta ternura. Llevé a Nora, mi hija de 11 años, a casa de Isabel a tomarles una foto con la esperanza de que estas amigas la inspiren tanto como me inspiran a mi.

Valerie me mandó esto:

Me uní al grupo cuando me mudé de vuelta a California después de cuatro años en la costa este. En el grupo de oración, oigo manifestaciones de la Divinidad Femenina entre medio de las rutinas como sacar a pasear al perro o hacer sopa.

Adoro este círculo porque es generoso y acogedor: hablamos de todo, desde los momentos más frustrantes hasta los más dichosos. Compartimos  nuestras esperanzas y sueños en el mismo aliento en el que reconocemos todas nuestras  imperfecciones cómicas.

Todo lo que pasa en el círculo es confidencial y nada se censura. Podemos hablar de nuestras pérdidas o frustraciones sin tener que sobreponernos a ellas. Cada una es brillante, sofisticada y única y me maravilla nuestra fuerza colectiva.

He sido bendecida, reconstruida y reavivada por este círculo en las ocasiones que más lo he necesitado: después del cáncer, después de mudarme al otro lado del país y de un divorcio muy doloroso.

Siempre tenemos buena comida (desde el sushi hasta la champaña para ocasiones especiales), un tiempo para chequear el ánimo seguido por una pregunta profunda y luego entramos en un espacio meditativo profundo con una campana y una vela y terminamos con una oración de gratitud todas juntas.

Al terminar, mientras recogemos todo, Isabel siempre nos deleita con sus historias que nos hacen reir tanto.

Pauline escribió sobre espiritualidad:

Este círculo es la experiencia más profundamente espiritual que he tenido en mi vida. Contaré con estas amigas hasta el día que me muera, presenciando cada paso de mi vida y a menudo empapando los desafíos y regalos de mis días con un significado que existe, pero que no puedo ver.

Personalmente no uso la palabra oración, para mí es más bien meditación, presencia, ser testigo, amor, intencionalidad, gracia, misterio; lo inefable.

Si la única oración que dices en tu vida es dar gracias, eso es suficiente.

Y Carole mandó esto:

Cuando de verdad quieres a alguien y ellos están sufriendo o en peligro y te sientes impotente para hacer algo, lo que sí puedo hacer es unirme con mis hermanas en oración, sujetarlos en mi corazón y elevarlos con la ayuda de este poderoso y conmovedor círculo.

503364

Como yo me lamentaba no tener un grupo similar, Isabel me recordó que la escritora Jean Shinoda Bolen, una de las fundadoras de las Hermanas del Perpetuo Desorden, escribió el libro The Millionth Circle que le servirá de inspiración a quien quiera empezar un grupo como el de ellas o para fortalecer un círculo que ya exista.

Powered by WordPress. Designed by WooThemes