De viaje con la Virgen

This post is also available in: Inglés

No es muy común escuchar decir, y menos a Isabel Allende: «¡Listo! Ya embalé la Virgen, la puse en dos cajas bien atadas con hilo, no debería haber problemas».

Les explico: Isabel llevaba su hermosa Virgen de cobre y joyas a Chile de regalo para su amiga Pía. La Virgen había permanecido durante mucho tiempo en casa de Isabel y amenazaba con ser más alta que ella: Isabel tenía que usar tacones todo el tiempo. Por suerte, tengo el placer de informarles que tanto Isabel como la Virgen llegaron sanas y salvas a Chile después de varios taxis, aeropuertos y largas horas de vuelo.

madonna

Aquí está Isabel camino hacia el aeropuerto con el valioso paquete.

Isabel+Virgin

Powered by WordPress. Designed by WooThemes