East Bay Sanctuary Covenant

This post is also available in: Inglés

Kaveena, Michael, la hermana Maureen, Isabel y Farzana en nuestro almuerzo en Berkeley

Kaveena, Michael, la hermana Maureen, Isabel y Farzana en nuestro almuerzo en Berkeley

Recientemente, Lori, la Directora Ejecutiva de la Fundación Isabel Allende, y yo visitamos varias de las organizaciones que respaldamos y algunas otras. En eso, nos tropezamos con un grupo que trabajaba en Berkeley, Calif., llamado The East Bay Sanctuary Covenant. Decir que fue amor a primera vista sería subestimarlo. Antes que nada, tienen que entender que este organismo trabaja en el sótano de una iglesia. Es lo más básico que se imaginen, y aún así realizan la obra más maravillosa. Si buscan básico en el diccionario…está bien, está bien, entienden la idea.

Esto es lo que hacen, en sus propias palabras:

“East Bay Sanctuary Covenant ofrece refugio, solidaridad, apoyo, asistencia de organización comunitaria, defensoría y servicios legales a aquellos que escapan de la guerra, el terror, persecución política, intolerancia, explotación y otras expresiones de violencia. Brindamos oportunidades para el aprendizaje transformacional que surge de las relaciones que fomentamos entre los refugiados, inmigrantes y comunidades anfitrionas. Nos unimos a otros para comprender y eliminar las causas de la violencia y opresión a nivel mundial”.

Lee más acerca de la organización aquí. Lori y yo los adoramos tanto que insistimos en que Isabel se reuniese con ellos personalmente. Almorzamos con la Directora Ejecutiva, hermana Maureen Duignan, el Director del Programa Michael Smith, la Abogada Kaveena Singh y Farzana Ali, la sorprendente administradora de la oficina. El día antes de nuestra visita, la sala de espera estaba llena de gente que buscaba ayuda y asilo.

El trabajo que realiza East Bay Sanctuary Covenant realmente es inspirador y es uno de los organismos que financia Isabel y que estoy profundamente feliz de conocer. Consideren una donación o ver si hay oportunidades de trabajo voluntario haciendo clic aquí.

P.D. Isabel también se enamoró de ellos, y no sólo porque la Hermana Maureen es de la misma altura que Isabel; les prometo, esa no fue la razón, ¡en serio!

Powered by WordPress. Designed by WooThemes