Burocracia

This post is also available in: Inglés

Isabel necesitaba renovar la licencia de conducir y estaba tan asustada con el examen, que tuve que ayudarla a memorizar todas esas reglas complicadas. Afortunadamente pasó el examen escrito de maravilla y no tuvo que dar el de manejo (no vamos a decir que sea buen chofer). La licencia llegó puntualmente por correo, pero tenía un pequeño error: Isabel aparecía de sexo masculino. Volvimos al DMV (Department of Motor Vehicles) para que la cambiaran. Allí tuvo el siguiente dialogo con el empleado detrás del escritorio, quien probablemente trabaja mucho y le pagan poco.

Isabel – Hay un error. Soy mujer, no hombre.

DMV – Tiene que probarlo.

Isabel – Bueno ¿no está viendo que soy mujer?

DMV – Hoy en día uno nunca puede estar seguro…

Isabel sugirió que podía desvestirse, pero al funcionario no le pareció nada divertido y exigió su pasaporte. Corrimos a su casa a buscarlo y una hora más tarde se lo pasó al mismo tipo, quien lo examinó cuidadosamente y enseguida pidió ver la licencia antigua. Y entonces… ¡no me lo van a creer! vimos que también decía “sexo: masculino”. Cuando buscaron en los archivos de la computadora, resultó que Isabel ha sido hombre durante 25 años y nadie se había dado cuenta, ni en los aeropuertos, ni al abrir una cuenta en el banco, comprar o vender propiedades, pagar con tarjeta de crédito, ni siquiera cuando le han sacado multas de tráfico (lo que sucede con frecuencia).

IsabelLicenseBlog

Powered by WordPress. Designed by WooThemes