Temblor

This post is also available in: Inglés

IsabelElevatorBlog

Justo cuando acabamos de tener un temblor en Napa, California, Isabel manda esta nota desde Chile donde está visitando a sus padres:

El temblor reciente en Santiago (intensidad 6.4) pegó justamente cuando yo estaba con una amiga en el diminuto ascensor del antiguo edifico donde viven mis padres. El edificio sufrió algún daño en el terremoto del 2010, el más fuerte que se ha registrado, que además provocó un tsunami espectacular. El edifico está inclinado, sólo un poquito, pero suficiente para que los ascensores no estén bien alineados. Imaginen la escena: se cortó electricidad, estaba oscuro como tumba, nosotras encerradas gritando socorro, mientras el ascensor se vapuleaba contra las paredes con un ruido tremendo. Era como estar dentro de una campana que repicaba. Entretanto mis padres – 94 y 98 años respectivamente – estaban solos y a oscuras en su apartamento. Los chilenos mantienen la calma en las catástrofes geológicas. Creo que hasta las disfrutan. A nadie le da pánico y todos ayudan. Nos encanta el drama. Mis padres rezaban tomados de la mano y todos los hombres del edificio acudieron a ayudar en el rescate. No hay un mecanismo de emergencia para el prehistórico ascensor, de modo que tuvieron que bajarlo manualmente desde arriba y finalmente, al llegar al cuarto piso, pudieron abrir la puerta unos treinta centímetros. Estábamos muy arriba, pero pudimos arrastrarnos por el hueco y caímos en los fuertes brazos de nuestros héroes. Todo esto se logró en sólo media hora, con una linterna y dos velas. Ahora uso las escaleras. Mi ejercicio consiste en subir y bajar ocho pisos varias veces al día.

Isabel

Powered by WordPress. Designed by WooThemes