Querida Carolina del Norte,

This post is also available in: Inglés

HOTSblog

Si fuera estudiante en la escuela de Carolina del Norte, (ya se que soy vieja como un dinosaurio, pero no importa) me moriría por tener entre mis manos una copia de La Casa de los Espíritus solo para saber de qué se trata. Me refiero al hecho de que si quieren que sus niños lean, díganles que no pueden hacerlo y ya verán lo que sucede. Espero que esto sea lo que de verdad pase en la clase avanzada de inglés en la escuela secundaria Watauga High School en Boone, Carolina del Norte, donde un grupo de padres trató de quitar del programa el libro de Isabel. (Hasta ahora, gracias a Dios, no lo han logrado. El año pasado el consejo de educación del condado votó unánimemente en favor de su uso en la clase, pero dentro de algunas semanas habrá otra sesión sobre este tema).

Dejando de lado la libertad intelectual y los derechos de los estudiantes, prohibir un libro no es una buena idea. Joseph Bathanti, poeta laureado de Carolina del Norte, está totalmente de acuerdo y envió una carta en apoyo al libro al consejo de educación. Estos son algunos párrafos de esa carta:

La novela de Isabel Allende La Casa de los Espíritus es simplemente una magnífica pieza de literatura debido a su inimitable uso del lenguaje, imágenes, narrativa general, visión, la creencia fundamental en la sacrosantidad del amor y la familia, la creencia en que el espíritu humano es inextinguible y porque demuestra claramente lo que William Faulkner llamó «el corazón humano en conflicto con sí mismo». Los libros como La Casa de los Espíritus, también son maravillosos porque tratan temas difíciles (los cuales fueron citados como las razones para quitar el libro del programa). La Casa de los Espíritus transforma, a través del lenguaje, a través del arte de su autora (en este caso una eminencia mundialmente reconocida), lo que es desagradable en hermosos actos de supervivencia, amor eterno y hasta espiritualidad.

Como cultura, hablamos habitualmente sobre la seguridad de nuestros niños. No hay nada más importante que esto. Como profesor, tomo muy en serio la seguridad de mis estudiantes dentro y fuera de la clase, de la misma manera en que tomo muy seriamente la seguridad y el bienestar de mis propios hijos. Prohibir el acceso a textos que elevan la experiencia de vida, tales como La Casa de los Espíritus, afecta, de una u otra manera, nuestra seguridad. La seguridad intelectual de nuestros estudiantes es crucial, no solo para sus vidas, sino también para el Condado de Watauga, para el gran estado de Carolina del Norte, y mucho más allá. Debemos mantenerlos seguros permitiéndoles, bajo la guía de profesores experimentados y ciudadanos como la señora Whitaker, un acceso democrático a la literatura como La Casa de los Espíritus.

Muy bien, señor Bathanti, y un gran aplauso a Mary Kent Whitaker por trabajar en clase con La Casa de los Espíritus. Esperemos que continúe trabajando con libros de su elección. Los estudiantes pueden acceder a libros alternativos, por eso me parece que prohibir un libro es pedir que se le preste más atención. ¿Será que los padres de esa escuela quieren que haya más personas que conozcan La casa de Los Espíritus? Aquí pueden leer un artículo con más detalles sobre esta historia.

PD: Aquí tienen, chicos, un enlace para que accedan a un fragmento de La Casa de los Espíritus. También miren este artículo de High Country Press, ¡las ventas del libro han explotado!

Powered by WordPress. Designed by WooThemes